09/03/2021

Loreto Noticias

El Acontecer del Perú y el Mundo

En Manaos, los familiares de los enfermos de COVID-19 buscan desesperadamente su propio oxígeno

loreto-noticias-manaos

En Manaos, en el norte de Brasil, los ciudadanos ya no pueden depender del estado para tratar a sus seres queridos que padecen covid-19.

En lugar de llevarlos a hospitales, colapsados por la cantidad de casos y la falta de recursos, los familiares de los afectados esperan hasta 12 horas bajo un sol abrasador para comprar sus propios suministros de oxígeno.

“Todos aquí tienen un familiar atendido en casa. Prefieren eso a dejarlos morir en los hospitales”, dijo Fernando Marcelino, señalando a las decenas de personas que esperan como él en el nuevo mercado de oxígeno para ilustrar la situación.

En el estado de Amazonas, cuya capital es Manaos, una segunda ola de coronavirus ha golpeado con fuerza y el sistema de salud está colapsado.

La escasez de oxígeno ha exacerbado la crisis de salud pública en la ciudad, que ya era una de las más afectadas de Brasil durante la primera ola de la pandemia.

loreto-noticias-manaos1

La enfermedad ha matado a más de 210.000 personas en todo el país. Amazonas es el segundo estado más afectado de los 27 brasileños, con 149 muertes por cada 100.000 habitantes. Específicamente en Manaos, una ciudad de 2,2 millones, esa cifra se disparó de 142 a 187 en los últimos días.

Para empeorar las cosas, recientemente se detectó en la región una nueva cepa de Covid-19 que se cree que es mucho más contagiosa.

El gobierno central de Jair Bolsonaro ha sido criticado por su respuesta pasiva a la crisis. Ahora está tratando de aumentar los envíos de oxígeno a Amazonas, que está conectado con el resto del país principalmente por aire y río.

El gobierno también ayudó a evacuar a los pacientes a otros estados para recibir tratamiento.

El oxígeno está llegando, pero no sabemos cuánto tiempo durará”, dijo Marcelino, que llevaba dos mascarillas, guantes y gafas.

loreto-noticias-manaos2

Predicador evangélico, Marcelino se enteró de una empresa en la zona industrial de la ciudad que vende oxígeno a los que tienen cilindros por 300-600 reales (US$ 57- 114), dependiendo del tamaño. Docenas de autos se alinean en las inmediaciones, esperando hacer una compra.

Un hombre de 37 años que no dio su nombre mostró a la AFP un video filmado en un hospital público donde un familiar está recibiendo tratamiento.

“Esto es inhumano”, dijo al ver las camas alineadas en los pasillos.

“Solo lloras”

“El sábado fue nuestro peor momento porque se estaba acabando el oxígeno”, dijo Roberto Freitas, un administrador del sitio que pasó dos días tratando desesperadamente de obtener oxígeno para el padre de su cuñada.

Un empleado del ayuntamiento sugirió que alquilara un camión refrigerado que se utiliza para almacenar cadáveres.

“No sabes qué pensar, solo lo peor, solo lloras”, dijo el trabajador de 32 años.

loreto-noticias-manos3

Habiendo logrado hacerse con un cilindro, se enteró por los vecinos de una empresa que suministraba oxígeno y se unió a la cola del amanecer.

Freitas también teme por su padre. Ha comenzado a mostrar síntomas de coronavirus, pero Freitas no quiere enviarlo al hospital.

Ha aprendido mucho sobre la administración de oxígeno en Internet y en conversaciones con un amigo médico. “Nos estamos convirtiendo en médicos”, bromeó.

Incluso los trabajadores de la salud tienen miedo de recibir tratamiento en el hospital. Luciana Leal, una enfermera de 26 años, esperó todo el día con su cilindro, todavía con su uniforme azul. Estaba ansiosa por sacar a un colega del principal centro especializado covid-19 en Manaus.

“Comenzó a mostrar síntomas durante la semana. Logramos estabilizarla en casa, pero se nos acabó el oxígeno y tuvimos que llevarla al hospital”, dijo.

loreto-noticias-manaos4

“Tenemos miedo de contraer otras infecciones, es más seguro en casa porque hay muchas bacterias y hongos en el hospital”.

Como todos los demás, Leal se apiñaba alrededor de una barrera metálica custodiada por la policía. Ya era de noche cuando los primeros en la fila se fueron con los cilindros llenos.

El resto siguió mirando, inmóvil. El toque de queda nocturno para frenar la propagación del coronavirus debía comenzar a las 7:00 p.m., después de lo cual podrían ser multados.

Sin embargo, a algunos no les importaba. “Lo que me asusta es no traer ese oxígeno a casa hoy”, dijo Fabio Costa, quien llegó al mediodía.

(Con información de Infobae y AFP)