30/10/2020

Loreto Noticias

El Acontecer del Perú y el Mundo

OPINIÓN: Prevenir antes que lamentar y la estafa del sistema previsional

loreto-noticias-peru

OPINIÓN DE LUIS E. LUNA PAREDES

Urgido por la imperiosa necesidad de salvaguardar la salud y la vida de la población, el Gobierno del Presidente Martín Vizcarra, emitió una serie de disposiciones que van desde el distanciamiento social, la cuarentena, hasta el toque de queda , es decir la prohibición de salir a las calles a partir de las diez de la noche hasta las cuatro de la madrugada en este caso, tal como sucedía en los tiempos más violentos de la época subversiva cuando los dirigidos por Abimael Guzmán y Ernesto Polay Campos – (Sendero Luminoso y el MRTA)-tenían en  zozobra permanente a la colectividad mediante sus actos violentos que, como mínimo eran las explosiones de los temidos coches bomba.

Ahora, lo que hasta la fecha tiene aterrorizada a la población es la terrible ola imparable de contagios de esta plaga denominada corona virus o covid-19. Que tantas muertes ha causado ya en todo el planeta, hasta en los países más desarrollados llamados también del primer mundo, los mismos que tampoco han estado preparados para afrontar una pandemia de esta magnitud. Las miles de muertes ocurridas así lo demuestran: ningún país estuvo preparado para hacer frente a esta plaga, los cadáveres, arrumados unos sobre otros en pasillos de hospitales y centros de salud y hasta en la vía pública, así lo demuestran. Las dramáticas escenas de familias buscando dónde enterrar a sus muertos eran una muestra palpable y más que evidente, que nadie pensaba que tamaña tragedia iba a suceder simultáneamente.

Mientras los científicos siguen investigando, trabajando, y tratando de encontrar la vacuna contra este virus, haciendo esfuerzos mancomunados en este propósito, lamentablemente una gran parte de la población internacional con una irresponsabilidad asombrosa, desacata las recomendaciones sanitarias y en una abierta demostración de atrevimiento, desacatan las disposiciones que prohíben las reuniones masivas, la ingesta de bebidas alcohólicas, la circulación  de  vehículos y hasta las reuniones familiares, obligando a miembros del servicio de serenazgo, las fuerzas del orden y los militares a intervenir con la  rigurosidad que la ley les otorga, encontrando resistencia por parte de los infractores que muchas veces cuentan con el respaldo de vecinos y amigos que en  un mal entendido sentido de solidaridad tratan de impedir su detención y traslado a las comisarías.

Esta actitud, que entorpece la labor de las autoridades debería ser dejada de lado por aquellos que cometen esos errores. De por medio está su vida y la de sus familiares, en general de la colectividad. Luego cuando llegan a los hospitales están implorando por camas UCI, por ventiladores mecánicos, por balones con oxígeno cuando bien pudieron, esas personas estar sin problemas, solamente acatando las disposiciones y cuidando de su salud. Respeto y responsabilidad con nosotros mismos, con nuestra familia y con la sociedad. No pedimos mucho, solo responsabilidad, criterio y sentido común.

La estafa del sistema previsional, la indolencia de las leyes que no protegen a nuestros trabajadores cuando llegan a ancianos y la complicidad del Estado Peruano, colocándose de espaldas ante este drama generan las pensiones más miserables del Perú y talvez del mundo tal como sucede en el norte de Lima, por solo citar un ejemplo. Tal es el caso de Barranca, al  norte de Lima donde los ancianos cobran entre 8 y 12 soles mensuales . Tal como lo lee. Un caso dramático y patético es el de Félix Vásquez Valencia, quien falleció a los 83 los años quien murió sin lograr una pensión justa, jamás halló amparo en el indolente sistema que durante toda su época de trabajo le descontó parte de su mísero sueldo como aporte que por ley debía entregar para su posterior jubilación.

El drama y la indolencia no culmina ahí, ya que su esposa, su viuda, recibe Cuatro Soles al mes (s/ 4.00) así como lo lee, cuatro monedas de un sol cada treinta días Trabajar toda una vida para recibir una pensión miserable es un insulto a la dignidad humana, no solo a la del fallecido pescador si no a la de todos, Es una clara muestra de cómo el Estado Peruano el de ayer, hoy y lamentablemente el de mañana no ampara a los más necesitados de nuestra sociedad.

La historia de Félix Vásquez Valencia y la de su viuda es una clara muestra de la estafa que es el sistema previsional y de la complicidad del Estado Peruano incluyendo al actual del Presidente Marín Vizcarra Cornejo, frente a este drama que debería corregirse por respeto a los trabajadores peruanos, hombres y mujeres, que, a diferencia de los funcionarios y trabajadores estatales en general, gozan de por vida de una serie de beneficios. Desigualdad e injusticia sin límites.