21/01/2022

Loreto Noticias

El Acontecer del Perú y el Mundo

Vacunación de niños de 5 a 11 años contra el COVID-19: “Efectos adversos son raros, leves y pueden manejarse en casa”

VACUNACIÓN

Los menores recibirán la vacuna de Pfizer en una dosis de un tercio de lo que se aplica a los adultos.


El protocolo para la vacunación contra el COVID-19 de los niños peruanos de entre cinco y 11 años ya está listo, y se espera que en los próximos días se inicie su inmunización en todo el país. Los menores recibirán la vacuna de Pfizer en una dosis de un tercio de lo que se aplica a los adultos.

La meta del Gobierno es que todos los niños en edad escolar tengan sus dosis necesarias para un retorno seguro a las clases, luego de dos años de enseñanza a distancia debido a la pandemia. Los adolescentes de entre 12 y 17 años ya están siendo vacunados contra el covid en el país desde hace semanas.

VER TAMBIÉN

El ministro de Salud, Hernando Cevallos, aseguró que las vacunas necesarias están aseguradas. El primer lote llegará el 18 de enero al país. El proceso, se prevé, tendrá lugar desde la tercera semana de enero y durante todo febrero.

Según estimaciones de población del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el país hay 3,3 millones de niños de seis a 11 años. En total hay 9,6 millones de niñas, niños y adolescentes menores de 17 años.

En general, el COVID-19 no suele afectar severamente a los niños, pero hay grupos vulnerables, como aquellos con enfermedades crónicas, obesidad, diabetes o pacientes oncológicos, que tienen un mayor riesgo. Por ello, el Ministerio de Salud (Minsa) ha priorizado a los niños con comorbilidades e inmunosupresión.

Un alto nivel de eficacia

vacunación
Una niña recibe la vacuna contra la COVID-19 el 12 de enero durante el inicio de las jornadas de vacunación para niños entre 5 y 11 años, en Montevideo (Uruguay). (Foto: EFE/Alejandro Prieto)

El Perú no es el único país que inmuniza a niños mayores de cinco años en el mundo. Lo hicieron primero Israel, Reino Unido y Estados Unidos, y en la región están diversas naciones como Chile y Uruguay.

La vacuna de Pfizer, que cuenta con datos de ensayos clínicos de fase III, tiene el aval de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), la Agencia de Medicamentos Europea (EMA), el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de EE.UU, Health Canadá, España, entre otras entidades de salud. Y, en diciembre, recibió la autorización de emergencia de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).

En el ensayo clínico de fase 2-3, que fue publicado en la revista NEJM, se incluyeron 2.285 niños de entre cinco y 11 años en 81 centros de investigación de los Estados Unidos, España, Finlandia y Polonia.

Un total de 1.517 recibieron la vacuna BNT162b2 y 751, placebo, una sustancia inocua. Ello con el objetivo de determinar el efecto de la vacuna en un grupo vacunado y otro no inmunizado. El resultado fue una eficacia de 90,7% para enfermedad sintomática.

Efectos secundarios leves

En cuanto a los efectos secundarios, fueron similares a los que se presentaron en el grupo de edad de entre 12 y 17 años. Son los siguientes:

“Las reacciones y eventos [adversos] informados fueron generalmente de leves a moderados, con una duración de 1 a 2 días”, aclaran los autores del estudio.

“Los efectos adversos son, en primer lugar, raros y, en segundo lugar, leves. La posibilidad de que tengan un dolor en la zona de la inyección, un malestar general, una posible fiebre posterior a la vacuna es un poco más alta sobre todo después de la segunda o tercera dosis, como se ha visto en los adultos. Las primeras dosis, por lo general, han sido muy bien toleradas, pero la tercera ha tenido algunos efectos un poco más evidentes, pero siempre han sido leves y transitorios”, explica a El Comercio el infectólogo José López Revilla, del Hospital del Niño de San Borja.

“En general, las vacunas en este grupo de niños siempre han tenido eventos adversos bastante leves, transitorios, y los eventos considerados como serios han sido muy raros”, añade.

Por su parte, la jefa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud (Minsa), Gabriela Jiménez, aseguró a RPP que el nivel de “seguridad de las vacunas y todos los estudios respaldan la administración segura de la misma”.

Los eventos adversos pueden ser controlados en casa

vacunación
Una niña de 7 años reacciona cuando recibe la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en el Cohen Children’s Medical Center, en New Hyde Park, Nueva York, EE. UU., Noviembre 4, 2021. (REUTERS / Andrew Kelly)

Es importante recordar que los niños reciben, en sus primeros años de vida, 22 vacunas comprendidas en el Esquema Nacional de Inmunización, que previenen 26 enfermedades. Esto, afirma López Revilla, es una ventaja, pues los padres de familia suelen tener experiencia en el manejo de los efectos adversos que suelen acompañar a las vacunas que se aplican en el país, como la pentavalente, influenza, entre otras.

“Los padres, en el Perú, debido a las altas coberturas de vacunación y al amplio esquema, saben que las vacunas son seguras y que pueden producir algún efecto adverso, pero que se pueden controlar en casa, Saben que ante el menor signo de alarma, que se les explica al momento colocar las vacunas, pueden acudir a un centro de salud para la evaluación de un médico”, afirma el también docente de la Universidad Científica del Sur.

Para los expertos y entidades como la Organización Mundial de la Salud o Unicef, décadas de inmunización a niños y adolescentes han demostrado que son seguras y eficaces para prevenir enfermedades y, “en el escenario epidemiológico actual, los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 en los niños de cinco a 11 años son ampliamente superiores a los posibles efectos secundarios, en especial en aquellos niños que presentan factores de riesgo para COVID-19 severo”, afirma la Comisión Nacional Asesora de Vacunas que asesora al Gobierno de Uruguay.

niños
Un niño recibe una dosis de la vacuna Pfizer contra COVID-19 en el hospital municipal La Portada de La Paz. (Foto: AIZAR RALDES / AFP)

Las vacunas de ARN mensajero como la de Pfizer se han relacionado con algunos casos muy raros de miocarditis [ inflamación del músculo cardíaco], pero estos se han reportado sobre todo en adolescentes y jóvenes varones. Según el estudio publicado en NEJM, “no se informaron miocarditis, pericarditis, hipersensibilidad o anafilaxia [reacción alérgica]” en niños menores de 11 años.

“¿Cómo identificarlas? Las miocarditis son muy raras y los síntomas son diversos y poco específicos […] Lo que recomendamos es que si la persistencia de los malestares posiblemente asociados a la vacunación va más allá de las 72 horas, busque la evaluación de un profesional de la salud. Todos los casos reportados de miocarditis posiblemente relacionada a la vacuna han sido controladas, fueron leves y moderados, y ninguno se ha complicado en una falla cardíaca o un infarto de masivo de miocardio. Eso no ha pasado”, tranquiliza el médico.

Hasta el momento, en el país se han aplicado más de 53 millones de dosis de las vacunas contra el COVID-19. Un 88% de la población objetivo ha recibido una dosis y un 83% de los mayores de 12 años, ambas dosis. El 20% ha recibido el refuerzo.

TE PUEDE INTERESAR

+ No entendemos nada: el abogado de Lapadula ahora desmiente al DT del Benevento

+ Ministro de Salud, Hernando Cevallos: ‘Liga 1’ no se jugaría de manera descentralizada

+ Liga 1: El fallo del TAS que podría obligar a jugar con 19 equipos esta temporada